Sirsasana , todo lo que necesitas saber

Sirsasana

Sirsasana, también conocida como la postura de cabeza, es una postura de inversión en yoga en la que el cuerpo se apoya en los antebrazos y la parte superior de la cabeza. Se considera una postura avanzada y solo debe practicarse con precaución y bajo la supervisión de un instructor calificado.

Para entrar en la postura, comienza arrodillándote en el suelo y colocando tus antebrazos en el suelo con tus codos a la anchura de los hombros. Coloca la parte superior de tu cabeza en el suelo y entrelaza tus dedos para formar una taza con tus manos.

Lentamente levanta tus rodillas del suelo y endereza tus piernas, llegando a una postura de cabeza. Es importante mantener el núcleo activado y mantener una base fuerte y estable con tus antebrazos y cabeza mientras sostienes la postura.

Como con cualquier postura de yoga, es importante escuchar a tu cuerpo y solo practicar Sirsasana si te sientes cómodo y capaz.

Beneficios de Sirsasana

Sirsasana tiene una serie de beneficios potenciales cuando se practica regularmente y con la forma adecuada. Algunos de los beneficios de la postura de cabeza incluyen:

  1. Mejora de la circulación: Invertir el cuerpo puede ayudar a mejorar la circulación y aumentar el flujo sanguíneo a la cabeza y el cerebro.
  2. Reducción del estrés: La inversión puede ayudar a calmar la mente y reducir el estrés y la ansiedad.
  3. Mayor fuerza: Sirsasana requiere mucha fuerza en los brazos, hombros y núcleo, y la práctica de la postura puede ayudar a desarrollar fuerza en estas áreas.
  4. Mejora del equilibrio y la concentración: Mantener la postura requiere concentración y equilibrio, y practicar Sirsasana puede ayudar a mejorar estas habilidades.
  5. Mejor sueño: Algunas personas encuentran que practicar inversiones como Sirsasana antes de acostarse puede ayudar a mejorar el sueño.

Es importante tener en cuenta que Sirsasana es una postura avanzada y solo debe practicarse con precaución y bajo la supervisión de un instructor calificado. Como con cualquier ejercicio o práctica de yoga, es importante escuchar a tu cuerpo y detenerte si sientes cualquier molestia o dolor.

¿Que estimula Sirsasana?

Sirsasana, también conocida como la postura de cabeza, es una postura de inversión que puede estimular los sistemas circulatorio, linfático y endocrino. Cuando el cuerpo está invertido, el flujo sanguíneo se invierte y se dirige hacia la cabeza y el tronco superior, lo que puede ayudar a mejorar la circulación. La inversión también puede ayudar a estimular el sistema linfático, que es responsable de eliminar los desechos y las toxinas del cuerpo y puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Sirsasana también puede estimular el sistema endocrino, que es responsable de la producción de hormonas, y puede ayudar a regular la producción de hormonas en el cuerpo.

Además, Sirsasana puede estimular el cerebro y el sistema nervioso y puede tener un efecto calmante y relajante en la mente. La inversión también puede ayudar a mejorar el equilibrio y la concentración y puede ayudar a mejorar la claridad mental y la concentración.

Es importante tener en cuenta que Sirsasana es una postura avanzada y solo debe practicarse con precaución y bajo la supervisión de un instructor calificado. Como con cualquier ejercicio o práctica de yoga, es importante escuchar a tu cuerpo y detenerte si sientes cualquier molestia o dolor.

¿Cómo hacer Sirsasana paso a paso?

Para hacer Sirsasana, o la postura de cabeza, sigue estos pasos:

  1. Coloca una esterilla o una manta en el suelo y ponte de rodillas en ella.
  2. Coloca tus antebrazos en el suelo con los codos a la anchura de tus hombros.
  3. Interlaza tus dedos para formar una taza con tus manos y coloca la parte superior de tu cabeza en el suelo, con tus manos apoyadas en el suelo detrás de tu cabeza.
  4. Manteniendo los codos pegados al suelo, levanta tus rodillas del suelo y endereza tus piernas.
  5. Mantén la postura de cabeza durante unos segundos o varios minutos, manteniendo el núcleo activado y la base fuerte y estable con tus antebrazos y cabeza. Respira profunda y calmadamente mientras mantienes la postura.
  6. Para salir de la postura, dobla las rodillas y baja lentamente tus piernas hasta que vuelvas a la posición de rodillas. Descansa en la posición de rodillas durante unos momentos antes de levantarte.

Es importante tener en cuenta que Sirsasana es una postura avanzada y solo debe practicarse con precaución y bajo la supervisión de un instructor calificado. Asimismo, es importante escuchar a tu cuerpo y detenerte si sientes cualquier molestia o dolor.

Comparte:

Artículos que te pueden interesar