Ardha Matsyendrasana: ¿Qué beneficios tiene esta postura de yoga?

Ardha-Matsyendrasana

Según un relato antiguo, el dios hindú Shiva fue a una isla para explicar los misterios del yoga a su esposa Parvati. Un pez que nadaba cerca de la orilla se quedó quieto y lo escuchó con gran atención. Este pez vino a la tierra convirtiéndose en hombre con el nombre de Matsyendra, el primer maestro de Yoga y adoptó entonces una forma divina, una postura sentada y retorcida en la columna vertebral, que le permitió absorber plenamente las enseñanzas yóguicas.

Esta postura, denominada Ardha Matsyendrasana, significa “Medio” (Ardha) “El señor de los peces” (Matsyendrasana).

A menudo, las posturas de yoga reciben nombres de personajes mitológicos con la esperanza de que los practicantes puedan alcanzar algunos de esos atributos heroicos que poseían. La historia del pez Matsyendra destaca las virtudes de la concentración y la tranquilidad.

Ahora que conocemos el origen de esta postura, vamos a profundizar en ella, descubriendo los beneficios que aporta y la forma adecuada de practicarla.

¿Qué es Ardha Matsyendrasana?

Ardha Matsyendrasana es una postura que ayuda a aumentar la rotación de nuestra columna vertebral, estimulando el flujo sanguíneo hacia los discos, así como fortaleciendo y flexibilizando los músculos de la columna vertebral. La postura también nutre los órganos internos, ya que la compresión aumenta la circulación en estas zonas.

En Ardha Matsyendrasana o media torsión espinal, el estómago, los intestinos y los riñones estimulan la digestión y la eliminación, mientras que los hombros, las caderas y el cuello se estiran maravillosamente.

Si tu interés es realizar una versión más profunda de esta postura, puedes optar por Paripurna Matsyendrasana, a través de la cual, y si se hace correctamente, se llega a una torsión completa, consiguiendo transformar tu columna vertebral. 

Beneficios de practicar Ardha Matsyendrasana

Sin duda, el Yoga aporta cantidad de beneficios. A la hora de practicar Ardha Matsyendrasana, notarás unos cambios tanto físicos como psicológicos en tu ser. Vamos a enumerar cada uno de ellos.

Beneficios psicológicos

  • Calma la mente.
  • Fortalece el sistema nervioso.
  • Alivia el estrés.
  • Estimula el chakra manipura, que rige la autoestima, la fuerza de voluntad y la autodisciplina.
  • Fomenta la confianza en uno mismo.
  • Ayuda a ejercer el control sobre la propia vida.
  • Despierta el poder de la kundalini.
  • Promueve una perspectiva positiva y armoniosa.

Beneficios físicos

  • Aumenta la flexibilidad y la función de las vértebras en la columna vertebral.
  • Estimula el hígado y los riñones.
  • Energiza la columna vertebral.
  • Ayuda a aumentar el suministro de oxígeno a los pulmones.
  • Alivia el dolor menstrual, la fatiga, la ciática y el dolor de espalda.
  • Libera la rigidez que tienen las articulaciones de la cadera.
  • Estimula el fuego digestivo en el estómago.
  • Mejora la posición terapéutica para el asma y la infertilidad.
  • Beneficia a los pacientes con hernias discales.
  • Mejora los problemas menstruales en las mujeres.
  • Trata la diabetes, el estreñimiento y la espondilitis cervical.
  • Aumenta el apetito.
  • Mejora la circulación sanguínea y el funcionamiento de los órganos reproductores.

Cómo practicar el Ardha Matsyendrasana

Vamos a explicarte, paso a paso, cómo conseguir la postura Ardha Matsyendrasana ideal, incluso si decides practicar Yoga desde tu propia casa:

PARTE 1

  1. Siéntate con las piernas estiradas mirando hacia delante y con todo el cuerpo relajado.
  2. Coloca la planta del pie derecho en el suelo por fuera de la rodilla izquierda.
  3. Dobla la pierna izquierda y coloca el talón izquierdo junto a la nalga derecha.
  4. Las dos nalgas permanecen en el suelo. 

PARTE 2

  1. La espalda debe estar recta y relajada.
  2. Lleva el brazo izquierdo al exterior de la rodilla derecha y agarra el tobillo derecho.
  3. Gira el torso lo más posible hacia la derecha, coloca el brazo derecho sobre la espalda y mira por encima del hombro derecho.

PARTE 3

  1. Mantén esta postura durante unos minutos, respirando normalmente y relajando todo el cuerpo.
  2. Vuelve lentamente a la posición inicial, practica el ejercicio en el otro lado.

Comienza realizando esta asana tres veces, manteniendo la postura. Después de practicarla de esta manera durante un tiempo, amplía la práctica manteniendo la postura durante unos minutos mientras respiras normalmente.

Consejos y precauciones

Realiza esta postura sólo bajo la supervisión de un instructor de Yoga experimentado, hay riesgo de tener una lesión en la espalda o en  la columna vertebral.

En la versión más completa de la postura, el brazo del lado opuesto se envuelve alrededor de la parte exterior del muslo. Esto puede ser potencialmente peligroso para los estudiantes principiantes. Asegúrate de sentarte sobre una manta y, simplemente, envuelve tu brazo alrededor de la pierna levantada y abraza el muslo contra tu pecho.

Variación

Al principio es difícil conseguir que el torso se ajuste a la parte interna del muslo. Colócate a medio metro de una pared con la espalda pegada a la misma. La distancia exacta dependerá de la longitud de tus brazos. Exhala en el giro y agarra la pared. Tu brazo debe estar casi extendido, pero no del todo. Empuja la pared y mueve el torso delantero contra el muslo.

Profundizar en la postura

Si tienes flexibilidad en las caderas y la columna vertebral, puedes llevar la parte superior del brazo izquierdo a la parte exterior superior del muslo derecho. Con las piernas en su sitio, exhala y gira hacia la derecha. Inclínate ligeramente hacia atrás, alejándote de la parte superior del muslo, y dobla el codo izquierdo, presionando contra la parte exterior superior del muslo derecho. A continuación, aprieta el torso contra el muslo y empuja el brazo izquierdo más hacia el exterior de la pierna, hasta que la parte posterior del hombro presione la rodilla. 

La ayuda de un compañero

Un compañero puede ayudarte a trabajar el codo en el lado opuesto de la parte exterior del muslo. Coloca las piernas en la posición descrita anteriormente y gira hacia la derecha. Pídele a tu compañero que se siente a tu derecha, a medio metro de distancia, de cara a ti. Extiende el brazo izquierdo hacia tu compañero, presionando la parte posterior del brazo contra la parte superior del muslo derecho. Tu compañero puede agarrar tu muñeca y, al mismo tiempo, presionar sus pies contra la parte exterior de tu muslo derecho.

Empujando suavemente con los pies y tirando con las manos, el compañero puede sacar el lado izquierdo del torso de la ingle interna izquierda, mientras desliza el brazo trasero más allá y empuja el lado izquierdo contra la parte superior del muslo.

Conclusiones

Se recomienda incorporar este tipo de asana a tu práctica habitual de yoga, si no tienes ningún problema que la contraindique, porque notarás sus beneficios de forma inmediata y te encontrarás lleno de energía al terminarla.

Si empiezas a practicar Ardha Matsyendrasana, pero notas que no consigues desarrollarla de manera eficiente, no lo sigas intentando, porque puedes hacerte daño. Si no llegas a apoyar los codos sobre las rodillas de la pierna opuesta, te recomendamos que abraces la pierna con el brazo tratando de acercarla lo más posible a tu torso. Siéntate sobre una almohada o una manta doblada si sientes la necesidad de usar un soporte suave debajo de las nalgas. De esta manera, serás capaz de mantener la postura mucho más tiempo.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Leave a Reply

Posts relacionados

dharma yoga

¿Qué es el Dharma Yoga?

El Dharma Yoga, también llamado Dharma Mittra Yoga, fue creado por Sri Dharma Mittra quien dominó más de 908 asanas de yoga durante sus estudios

anjaneyasana postura yoga

Anjaneyasana y su significado

Anjaneyasana es una asana de yoga que lleva el nombre de Anjani, la madre del dios hindú Hanuman. Anjaneyasana se conoce en inglés como “crescent

yoga kundalini

¿Qué es el yoga Kundalini?

En la sociedad occidental las cosas van muy rápido y el ego ha tomado todo el protagonismo. La mayor parte del tiempo sólo estamos conectados

yin y yang

Yin y Yang en nuestra vida

Este término tan sonado tiene un significado profundo de conexión y equilibrio entre ambos. Se dice que no existe yin sin yang y viceversa, que